Noticias/Regalicos Arquitectónicos

El boli que escribe en 3D

Visto en: yahoo

En un conocido episodio de Bob Esponja, nuestro héroe submarino encuentra un lápiz que tiene una peculiaridad, las obras con él dibujadas cobran vida.

[Relacionado¿Necesitas un órgano? Muy pronto podrás imprimirlo en 3D]

Obviamente nunca conseguiremos que un dibujo gane tres dimensiones y salga caminando con sus patas recién garabateadas, pero lo que acabo de ver en Newscientist es lo más parecido que he visto en el mundo real. Sus creadores – Wobble works – lo llaman 3Doodle pen (un juego de palabras entre “3D” y el término “doodle” que significa garabatear) y podrás adquirirlo por ‘sólo’ 75 dólares.

¿Cómo funciona este boli en 3D? Pues de un modo muy parecido al de las impresoras 3D, esos dispositivos tan de moda últimamente. De hecho, este dispositivo podría ser un buen comienzo si quieres iniciarte en este concepto tecnológico.

Básicamente, el bolígrafo es un contenedor de bolas de plástico, que al calentarse producen el fluido que se aprecia en el vídeo. El componente clave del artilugio es un ventilador diminuto que enfría el plástico a medida que sale por el plumín, lo cual hace que solidifique muy pronto.

[Podría interesarteCrean un material que repele los líquidos]

Puedes emplear el boli a la manera tradicional, sin levantar la punta del papel haciendo que el plástico haga las veces de tinta, o bien puedes levantar la punta y comenzar a divertirte en tres dimensiones.

Con el 3Doodle pen, el sueño de cualquier dibujante de hacer que sus creaciones “ganen perspectiva” por fin está al alcance de la mano. La persona que aparece en el vídeo, Daniel Cowen (el portavoz de la empresa fabricante) nos muestra una plantilla en papel de la Torre Eiffel y lo fácil que es replicar tridimensionalmente el famoso monumento parisino con este bolígrafo.

Si estás pensando que es un juguete te equivocas. Hay que manejarlo con cuidado y esta herramienta no debe dejarse al alcance de los niños ya que su plumín funde el plástico a unos nada desdeñables 270ºC.

En el futuro, el fabricante prevé lanzar una versión para crear comida, sustituyendo el plástico por caramelo fundente, para que los reposteros creen adornos imposibles sobre las tartas de nuestros hijos. En teoría eso permitiría trabajar a menores temperaturas, porque el azúcar se funde con más facilidad que el plástico.

[RelacionadoLos dientes en el Paleolítico sufrían menos incidencia de caries]

Muy pronto en su confitería más cercana.

Me enteré leyendo New Scientist.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s