Proyectos Propios

Museo de la Corrupción – Propuesta NO Ganadora

Hacía demasiado tiempo que no enseñábamos un proyecto nuestro y hoy hemos decidido ponerle fin a tan larga ¿espera?

El caso es que hace unos meses la marca de materiales y equipos SIKA convocó un concurso de ideas para estudiantes con la temática de un Museo de la Corrupción, sin más requisitos ni más indicaciones. Libertad total para un enunciado tan descabellado como tentador a nuestro parecer. Así que allí que fuimos los tres. El equipo Pedacicos al completo (Juan Francisco Martínez, Antonio Navarro y Enrique Parra) nos pusimos manos a la obra y aunque no hemos ganado, nos apetecía mucho compartir con vosotros nuestra propuesta, que incluye como véis una cronología de los casos más mediáticos de corrupción de nuestra democracia (que no son pocos por cierto). ¿Os animáis a descender a este particular pozo sin fondo junto a nosotros?
Sika Panel 1 pedacicos

Vivimos en una sociedad en la que los sucesos delictivos de “guante blanco” están a la orden del día. Casi a diario, y prácticamente desde los inicios de nuestra historia democrática, han salido a la luz numerosos casos de políticos o personas públicas que han utilizado su cargo o posición en la administración para lucrarse con el dinero de todos. Malversación, sobornos, blanqueo, cohecho… Todos estos términos han sido nombrados en los medios infinidad de veces pero, ¿sabe el ciudadano de a pie que significa cada uno de ellos? ¿Conoce los tejemanejes que han seguido nuestros antiguos líderes para defraudar a hacienda? En este museo podrán conocer a los personajes que durante tantos años han metido en la caja.

De todos los colores y partidos, los que antes eran llamados “casos puntuales” ahora es más evidente que en realidad eran “tramas políticas de corrupción”, los cuales abarcan numerosas horas en debates políticos y telediarios. Estos han provocado que la sociedad se interese cada vez más en asuntos políticos, o para ser más preciso, de escarnio político, lo cual nos lleva a la idea principal de desarrollo de este proyecto museístico: una espiral descendente inspirada en la obra literaria “La Divina Comedia” en la cual el visitante desciende al infierno a través de diferentes niveles mientras observa cómo los condenados sufren y se enfrentan al castigo derivado de sus pecados. Sika Panel 2 pedacicos

La idea es simple, la planta baja (a pié de calle) contiene los espacios de administración, recepción y tienda de recuerdos, una vez los visitantes han atravesado esta zona se encuentran con las exposiciones iniciales: la primera exposición está dedicada a las rotondas (como no podía ser de otra manera dada la ubicación del museo), ya que consideramos indispensable una sala específicamente destinada a la muestra y análisis de estas necesarias obras viales donde se mostrarán las más feas, grandes, innecesarias, estúpidas y costosas rotondas de nuestro territorio es totalmente necesaria. La segunda recibe el nombre de “La maldita hemeroteca”, donde se muestran a los mayores caraduras de nuestro país, prometiendo una España utópica en campaña para luego ser los únicos beneficiados de sus políticas. La tercera será “Los siete pecados de la corrupción”, sala donde se hace un repaso a los delitos más frecuentes de nuestros políticos, y se explica en qué consiste cada uno de ellos. La última sala es el “Hall of Fame”, donde se exponen a los personajes más conocidos de la corrupción, y se explicarán cómo y porqué han llegado a tal nivel de fama (o infamia, según como se mire) en nuestra sociedad. Caras tan destacadas en los medios durante los últimos años como Iñaki Urdangarín (alias El duque empalmado), El Pequeño Nicolás, Luis Bárcenas o Jesus Gil entre otros.

A continuación de estas salas iniciales se considera que el visitante está preparado para enfrentarse a los últimos 40 años de corrupción desde los inicios de la democracia hasta la actualidad. El recorrido se hace, como ya hemos dicho, mediante una rampa con una ligera pendiente por la cual el visitante viaja en el tiempo conociendo los más sonados casos de corrupción. Este recorrido cuenta con numerosos proyectores que ilustrarán todo tipo tramas relacionadas con los casos de corrupción correspondientes al nivel en el que se encuentre en ese momento el visitante (documentos legales o ilegales, fotos comprometidas, videos de telediarios, recortes de periódico, etc…). La espiral estará excavada en la tierra, por lo que la única luz natural que recibe el museo es la cenital. De esta manera el visitante podrá experimentar cómo a medida que aparecen más casos de corrupción, el dinero que estaba destinado a los servicios públicos desaparece en beneficio de unos pocos ,y el futuro que nos espera es, literalmente, hundirnos cada vez más en un pozo. Pozo que, por supuesto, está previsto para futuras ampliaciones ya que a medida que pasen los años el museo debería ir actualizándose.

Entorno

El descenso al infierno de la corrupción desde nuestro particular limbo institucional contará con una serie de anexos a medida que el recorrido avanza y que estarán integrados en las caras exteriores de la rampa. Estos anexos sirven como espacios húmedos, almacenamiento, etc… La muestra termina en un ascensor que funciona mediante un sistema neumático, por lo que es independiente estructuralmente de la rampa y transporta a los visitantes desde el final de la exposición de vuelta a la planta superior sin parar en ningún punto intermedio.

A la salida del ascensor los visitantes pueden visitar la tienda de recuerdos de la corrupción. En esta tienda, el visitante podrá comprar pequeños recuerdos típicos de la corrupción española cómo carnets de socio de diversos partidos políticos, fotocopias de los papeles de Bárcenas, tarjetas black, puzles en 3D de las torres Kio…

Cómo antes ha sido señalado, el emplazamiento elegido (cómo no podía ser de otra manera) es una de esas construcciones que tanto les gustaban inaugurar y adornar con “obras de arte” a nuestros políticos: las rotondas. Dicha rotonda, particularmente sobredimensionada y grotesca, sumaba otro añadido para su elección, el hecho de ser totalmente innecesaria y ser un icono de la mala gestión. Aunque, ¿a quién le importan nimiedades cómo esa mientras el político de turno se pueda echar la foto y el constructor sinvergüenza se lleve una parte del pastel?

La parte superior del museo está coronada por una cubierta con una estética que ha sido inspirada por obras íntimamente ligadas al mundillo de la corrupción. Se trata de una estética blanca, puntiaguda y hay quién hasta la describiría como ósea…  Tiene un carácter escultórico haciendo un homenaje a todos esos horribles diseños que han plagado las rotondas durante las últimas dos décadas y tanto han colaborado a vaciar las arcas públicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s