Arquitectura x Estudiantes/Video

¿Dónde está el norte? Arquitectos buscando un lugar – by Daniel Natoli

donde está el norte ¿Qué está pasando? ¿Alguien entiende algo? ¿Quién sabe hacia dónde se dirige nuestro paso por las escuelas? ¿Dónde está el norte?

Daniel Natoli, Arquitecto por la ETSA de Málaga, se ha hecho esta y otras muchas preguntas que han dado como resultado el corto documental “¿Donde Está el norte? Arquitectos buscando un lugar”. La situación para el sector de la arquitectura es bastante grave en su mayor parte, pero especialmente complicada para los recién titulados y todos aquellos que están en camino. Expectativas de futuro y vivencias contadas en primera persona se dan la mano en este trabajo que pone de manifiesto, una vez más, que las soluciones no van a llegar por parte de quienes nos han metido en esta situación…

FICHA TÉCNICA
Título: ¿Dónde está el norte? Arquitectos buscando un lugar
Año: 2015
Duración: 23min
Dirección y realización: Daniel Natoli
Entrevistas: Laura Díaz del Pino, José Jiménez Pérez, Amanda Galiana Ortega, Marina Díaz García, Kike España Naveira, Alejandro Ramos García, David Rodado Gómez, Rosa Moreno Navas, David Navarro García, Pedro García Sáez, Alejandro Castillo Libermann, Silvia Garrido Fernández, Amada Vaquero González, José Alberto Simón Montesinos, Pablo Iranzo Navas

SINOPSIS
«¿Dónde está el norte? Arquitectos buscando un lugar» es un corto documental que describe la situación de precariedad laboral en la que se encuentran los jóvenes arquitectos españoles tras el estallido de la crisis inmobiliaria.

A continuación, es el propio director del proyecto, Daniel Natoli, quién nos cuenta un poco más acerca del documental. Desde aquí le queremos dar las gracias a Daniel por animarse a compartir esta experiencia con nosotros.

 

UN ORIGEN: CONTAGIO SUBVERSIVO
La idea de realizar este corto surge precisamente a raíz de otro documental, en este caso de Icíar Bollaín, titulado «En tierra extraña». Tras visionar esta cinta, algunos de los recién titulados de la Escuela de Arquitectura de Málaga (eAM´) nos sentimos especialmente identificados y afectados con la realidad que reflejaba, especialmente los que nos encontrábamos fuera del país. El documental abordaba básicamente la problemática de la emigración como consecuencia de la profunda crisis económica; un exilio que miles de personas todavía hoy padecen, y que atañe mayoritariamente a esa generación de jóvenes con edades comprendidas entre los 25 y los 35 años —bautizados como “los hijos de los ochenta o la generación burbuja”—, entre los cuales nos encontramos inmersos de lleno.
Tras esta bofetada de realidad que mostraba la cinta de Bollaín, nuestra reacción fue inmediata: el problema es colectivo, o actuamos desde todos los sectores de la sociedad o solo nos queda resignarnos y asumir esta situación como cada uno pueda.

UN OBJETIVO: ACTUAR SOBRE LO QUE NOS RODEA
Desde esta lógica, el objetivo esencial del corto es visibilizar otras coyunturas —más específicas— que también se han originado en este contexto de crisis: la disociación evidente entre la docencia en las escuelas de arquitectura y la sociedad a la que sirven, la situación de precariedad laboral que sufrimos los jóvenes arquitectos, o la falta de perspectivas y las escasas opciones de desarrollo a nuestra disposición, entre otras…, algo que forma parte de nuestras conversaciones diarias, que vivimos cada vez que emigramos o salimos a la calle en busca de empleo, algo que palpamos, que sentimos, que está ahí y que muchos no conocen —sobre todo los que no pertenecen al gremio— y que otros ni tan siquiera reconocen —esos a los que todo esto les toca de lejos—.

UN DESEO: CONCIENCIA HOLÍSTICA Y COLECTIVA
Sin embargo, y por otro lado, es obvio que esta crisis no concierne en exclusiva a los jóvenes arquitectos, pues es indudable que también hay muchos profesionales del sector que están tratando de sacar su estudio adelante cada mes o que intentan reinventarse en el mercado como pueden, pero precisamente porque esta situación afecta a todos y a muchos niveles, la reivindicación y la lucha colectiva tiene ahora más sentido que nunca.
De nada sirve que pongamos como ejemplos a seguir a los que logran —con talento y esfuerzo— ingeniárselas para readaptar sus conocimientos hacia otra actividad diferente. Y digo de nada sirve porque esto no son sino soluciones individuales, que solo unos pocos tienen la capacidad de llevar a cabo, y que como mucho valen para parchear las goteras —las de cada uno—, pero que no abarcan el asunto de forma radical, no atacan a la raíz de la problemática con una visión de conjunto.
No hay duda de que debemos ser positivos y afrontar el futuro con creatividad y energía, pero nadie puede transformar un espacio sin ser plenamente conscientes de cuál es su diagnóstico, sin asumir previamente cuales son las cuestiones que nos tenemos que replantear. Este corto no es más que un diagnóstico de una realidad muy concreta, la de los jóvenes arquitectos, una más dentro de las múltiples evaluaciones que se deberían hacer en todos los registros de la profesión. Llama la atención que no sea un tema nuevo y que llevemos años planteando este tipo de debates, y que sin embargo, tras todo este tiempo, todavía sigamos sin ofrecer ninguna respuesta de forma colectiva. Este documental pone caras e historias a una realidad que es la de muchos en este país, pero si tiene algún valor, es precisamente ese, que habla desde una voz conjunta. Es cierto que aventurarse con las soluciones supone entrar en un terreno complejo, pantanoso, donde una diversidad enorme de agentes entran en conflicto, donde muchos no querrán abrir estos procesos de revisión en ningún espacios porque en el fondo saben que lo que también se cuestiona son las estructuras y las relaciones de poder establecidas, pero habrá que debatir, habrá que abrir las ventanas para ventilar, que proponer nuevos valores, que adaptar a los tiempos, y habrá que hacerlo entre todos, habrá que hacerlo en común, porque de lo contrario, la única solución que tendremos será continuar peleando en la selva, obedeciendo —cada uno por su lado— a la ley del más fuerte, esperando a que un día todo vuelva a ser como antes para seguir devorando el escaso territorio que nos queda en nombre del crecimiento y la rentabilidad económica. Y mientras llega la ansiada recuperación que conduce de nuevo a la casilla de salida, al origen de todos nuestros problemas actuales, a los casi 50.000 arquitectos, junto a otros miles en potencia que vienen detrás, se nos alienta de una única forma y sin ninguna alternativa a la vista: sálvese quien pueda.
¿Dónde está el norte?

 

Anuncios

3 pensamientos en “¿Dónde está el norte? Arquitectos buscando un lugar – by Daniel Natoli

  1. Después de ver esto me quedo con los pelos de punto y lágrimas en los ojos. Como estudiante de quinto año de la eam me llena de desesperanza. No es una realidad que desconozca pero si una que intento evitar, aunque cada vez está más cerca. Me veo reflejada en todos los que han hablado y me da miedo, miedo de un futuro difícil que no se como afrontar, como habéis dicho no me han preparado para esto, me han preparado para construir teatros, hoteles, iglesias,…… pero la verdad es que no se cómo construir mi propio futuro. Un video muy bonito pero devastador, tanto como la realidad hacia la que nos dirigimos.

  2. Hablando desde la total ignorancia en el campo profesional, creo que nos encontramos en una etapa donde el arquitecto debe reinventarse, debe ser creativo y ampliar la actividad de la arquitectura a otros campos y aspectos, no es solo un arquitecto aquel que construye. Debemos ser pacientes, continuar aprendiendo y evolucionar tanto personalmente como profesional. Durante la carrera he aprendido que efectivamente la idea de arquitecto como persona de elevado rango “económico” es utópica, pero tenemos la posibilidad de trabajar en algo que realmente nos apasiona, de participar en una actividad social que ayudará a un desarrollo ciudadano. Si tuviera que agradecer por ahora algo a esta carrera, daría las gracias por desarrollarme como pensador y como persona. Reitero que mi opinión es la de un mero estudiante y aún mi “pasión” por la arquitectura no se ha visto frustrada por la desesperación laboral.

  3. Reblogueó esto en y comentado:
    “Este documental pone caras e historias a una realidad que es la de muchos en este país, pero si tiene algún valor, es precisamente ese, que habla desde una voz conjunta […] esta crisis no concierne en exclusiva a los jóvenes arquitectos, pues es indudable que también hay muchos profesionales del sector que están tratando de sacar su estudio adelante cada mes o que intentan reinventarse en el mercado como pueden, pero precisamente porque esta situación afecta a todos y a muchos niveles, la reivindicación y la lucha colectiva tiene ahora más sentido que nunca.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s