Locas Teorías de la Arquitectura

#LTDLA: Arquitectura, política y ese (in)cómodo silencio

Hace algún tiempo nuestra más reciente incorporación al equipo, el señor Saga, y un servidor, llegamos a la conclusión de que nuestro papel en la comunicación de arquitectura tenía más que ver con la exploración y con la reflexión desde un perfil poco usual que con cualquier otra cosa. Así que supongo que hablar en estos momentos de la relación de la arquitectura y los arquitectos con la política y los políticos se hace casi obligatorio.

Huelga decir que no todo lo que hace un arquitecto es arquitectura ni todo lo que hace un político es política, pero parece que ambos casos hay una falta preocupante de crítica sobre lo que los medios difunden. Según a quien hayais leído estos días parece que se hablaba de países distintos (bueno, a veces era así cuando nuestros políticos se fueron a hacer campaña a Venezuela, pero esa es otra historia) y es que a menudo me pregunto qué intereses hay detrás de la información que me llega. ¿Se puede creer a un medio que informa mientras es parte interesada en la noticia?

Tampoco han faltado las largas parrafadas moralistas en las RR.SS. en las que realmente no se señala a ningún culpable por miedo a ofender a algún personaje que tenga una posición de poder y se hace gala de ese adanismo que tanto caracteriza a muchos de nuestros compañeros, a quienes parece preocuparles más que su última publicación en tal revista o su más reciente premio llegue a todos los rincones de Facebook que pagarle a sus becarios. A ver, que nadie me malinterprete, que no tengo nada en contra de los fotógrafos de arquitectura, lo que me molesta es que se le pague a un recién titulado 100€ (en el mejor de los casos) porque aún se está formando y cuando este se largue del estudio porque encuentra un trabajo digno el jefe del susodicho estudio le monte un pollo llamándolo desagradecido y demás. Lo que me lleva a pensar cómo algunos consiguen hacer bajas de un 60% en los concursos, ¿Cómo vas a competir en igualdad de condiciones si lo que en un estudio da para 3 trabajadores pagando todos sus impuestos en otros da para 30 becarios/esclavos que no ven un duro? Aunque bueno, me quedo más tranquilo sabiendo que están haciendo curriculum… ¡oh no! ¡Espera! Si no están contratados ni aparecen en ningún sitio como colaboradores, ¿Qué curriculum están haciendo? Lo más irónico de todo es que para los arquitectos de mi generación esta aberración laboral es algo absolutamente normal y aceptable.

cambio de clima

Siendo todo esto una práctica tan sumamente extendida, no entiendo cómo no se toman cartas en el asunto desde los organismos pertinentes. Bueno, igual sí que me hago una idea… Quizás sea porque muchos de los que ahora explotan a sus becarios pasaron por lo mismo en su día, por lo que acabar con esta práctica y asumir que los engañaron sería tragarse su propio ego y a muchos les falta boca para tanto bocado.

En cualquier caso, todo lo anterior está directamente relacionado con la política. No sólo se trata de militar en un partido e intentar ir trepando hasta una posición de poder, sino de trabajar día a día por una profesión mejor, más digna y menos corrupta. Pero claro, siempre es más fácil predicar que dar trigo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s