Noticias

Dicken Castro: Pedacico in memoriam

duqc42084

Esta mañana en Bogotá nos hemos despertado con una triste noticia: el maestro Dicken Castro se ha marchado para siempre. Arquitecto, diseñador gráfico, fotógrafo, pintor, maestro… Sus obras perduran por su trascendencia más que por su espectacularidad. Sobre ellas se ha escrito mucho esta mañana en sitios como Archdaily y periódicos como El Tiempo. Hace poco más de un año Andrés Ramírez Mejía lo entrevistaba -todo lo que se puede entrevistar- en Bacánika. Aquí hemos hecho algo distinto: hemos nombrado a Dicken Castro Pedacico In Memoriam.

Sebastián Jaramillo 2015, bacanika.com

Sebastián Jaramillo 2015, bacanika.com

No puede ser de otra manera. Dicken era un arquitecto que se alimentaba de tocar cuantas más ramas mejor, que amaba la arquitectura de su tierra, que miraba con ojo crítico su entorno y -sobre todo- que no tenía vergüenza ninguna de mostrarse al público vestido de Superman. Algo así sólo lo puedes hacer si eres un Pedacico puro y duro.

Yo apenas lo conocí personalmente. Venía persiguiendo su sombra desde hace años cuando el diseñador colombiano Christian Schrader comenzó a hablarme de él. De cómo había recuperado motivos precolombinos para reinventar tantos diseños e identidades visuales contemporáneas. De cómo había llamado la atención sobre la guadua como material digno de estudio en un momento en el que se la trataba como puntal de segunda. Sin embargo, más allá de estos logros, en Christian hay un amor profundo por la arquitectura que sólo podía haber sido transmitido por un Maestro con M mayúscula. El misterio me intrigaba.

Años más tarde comencé a trabajar en la Universidad de Los Andes junto a la arquitecta Cristina Albornoz, una académica de los pies a la cabeza que es capaz de dibujar sin borrones la dimensión humana de los héroes más míticos de la arquitectura colombiana. En el caso de Dicken la relación con ella es también familiar y personal. Cuantas más cosas me contaba más crecía mi curiosidad. ¿Cómo será Dicken Castro? ¿Cómo será su forma de mirar las cosas?

Con el tiempo fui conociendo más de su familia. A sus hijos Lorenzo y Ricardo, ambos personas capaces de combinar el saber reposado con los hobbies más variopintos. También conocí a sus dos hijas mellizas, su casa familiar en Suba y a la cabaña que construyó junto a ella. Espacios abiertos al verde, rodeados de niños y de perros, desnudos, sinceros. En la casa estaba enmarcada la foto que preside este artículo. “Alguien le regaló esa camiseta durante una celebración. Él se la puso y posó para una foto desenfadada que acabó haciéndose archiconocida”. ¡Menudo crack! Ya podía ponerle cara.

lugar3

Fuente: “La Guadua. Un material versátil” – Dicken Castro

Hace apenas un par de meses después venía paseando por Bogotá con Cristina tras una reunión de altos vuelos. En medio de una conversación sobre sueños y proyectos futuros, Cristina me suelta “Estamos cerca de casa de Dicken y Lía y me gustaría pasar a ver cómo están. ¿Te gustaría conocerlos?”. Así, sin buscarlo, me topé con el hombre cuya sombra es larga pero juguetona, como la de Peter Pan. Encontré a un señor sumido en sus 94 años de edad, viviendo momentos difíciles. Sin embargo su memoria estaba hecha de dinamita y explotaba al menor chispazo. Me habló del pasado, de sus viajes por España. Me señalaba diseños reproducidos mediante antiguas piezas indígenas y susurraba: “Esto a nadie le interesaba, sólo a mi, hasta que de pronto el mundo descubrió su importancia”. Mostrándome antiguas fotografías de estructuras de guadua exclamaba: “Estas estructuras… Ni arquitecto, ni ingeniero… ¡La gente! ¡Las personas!”.

Personas. De eso va la arquitectura, de reconocer a las personas y a aquello que las hace grandes pero que la mayoría ignora. De ser muy persistente a la hora de defender lo que todos dicen que no merece la pena. Lo cierto es que los poderes de Dicken no estaban en la ropa de Superman sino en la pose. Estaban en su actitud superheróica: Mentón levantado contra el presente, mirada alzada hacia el futuro.

Dicken, de mayores queremos ser como tú, por eso te nombramos Pedacico In Memoriam.

Buen viaje.

Plaza de mercado de Paloquemao. Fuente: Archdaily

Plaza de mercado de Paloquemao. Fuente: Archdaily

Anuncios

Un pensamiento en “Dicken Castro: Pedacico in memoriam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s